28 de marzo de 2021

Al entrar en esta Semana más Santa del año, no puedo evitar reflexionar sobre lo diferente que es esta Semana Santa de la Semana Santa del año pasado. El año pasado estuvimos solo unas semanas en el cierre que resultó de la pandemia. Todas las misas fueron en línea y fue una Semana Santa que fue cruda, incluso cuando celebramos la victoria de Dios sobre el pecado y la muerte de una vez por todas en la muerte y resurrección de Jesucristo.

Este año, mientras nuestras liturgias sigan reflejando la realidad de la pandemia, podremos reunirnos como una comunidad de fe. Eso, en sí mismo, es algo por lo que estoy muy agradecido! Las liturgias durante esta semana especial se celebrarán con la gente en los bancos. Ese es un regalo que nunca daré por sentado.

Este fin de semana, para el Domingo de Ramos, nos reuniremos en la iglesia para nuestras tres liturgias y no podremos hacer la procesión desde el Salón Mariano que solemos hacer en la Misa de las 9:00 am. Pero, en todas nuestras Misas haremos distribuir y bendecir las palmas. Ese es un gran regalo comparado con el año pasado cuando no distribuimos palmas en absoluto.

El Jueves Santo, nos reunimos como comunidad de fe y celebraremos una Misa bilingüe. Recibiremos los aceites bendecidos por el Arzobispo en la Misa Crismal el jueves pasado. Y aunque no tendremos el ritual tradicional del lavado de los pies, celebraremos el don de Jesús de sí mismo, continuando sirviéndose en medio de esta comunidad de fe y continuando alimentándonos con su mismo Cuerpo y Sangre. Si bien no procesaremos con el Santísimo Sacramento hasta el Salón, procesaremos dentro de nuestra iglesia y tendremos tiempo para orar antes del sacramento en el tabernáculo.

El Viernes Santo de este año tendremos dos servicios. El servicio a las 6:00 pm será en inglés y el servicio a las 7:30 pm será en español. Una vez más, debido al virus, ajustaremos un poco las cosas, pero el corazón de esta liturgia permanece. Daremos gracias por el amor radical de Dios que lleva a Jesús a la cruz. Reverencia Remos esa cruz, sin tocarla este año, pero de todos modos la reverencia receiver.

En la Vigilia Pascual bautizaremos a cuatro adultos y dos niños. Eso está muy lejos de donde estábamos el año pasado cuando no pudimos bautizar en absoluto! Y si bien cortaremos la Liturgia de la Palabra, y no tendremos tanta música como en tiempos normales, será una gran fiesta donde hacemos nuevos cristianos y rehacemos a los que ya disfrutamos de las bendiciones de nuestro bautismo.

Bendeciremos el Fuego de Pascua a las 9:00 pm mientras nos reunimos afuera con nuestros Elegidos y sus patrocinadores. Traeremos la luz de Cristo, el hermoso Cirio Pascual, a nuestra iglesia oscurecida, y difundimos esa luz de esperanza en toda la asamblea. Escucharemos la hermosa alabanza y bendición por esta luz cantada en el gran exsultet.

Escucharemos la gran historia del amor de Dios por nosotros, que culminó con la resurrección de Jesucristo. Llamaremos a todos los santos a medida que nos acerquemos a las aguas del nuevo nacimiento con nuestros Elegidos y escucharemos el hermoso sonido de "Aleluya" mientras todos somos rociados con el agua de nueva vida.

Luego nos reuniremos con nuestros hermanos y hermanas para sellarlos con el don del Espíritu Santo y festejar con ellos en la mesa del Señor.

El Domingo de Resurrección continuaremos nuestra celebración por la nueva vida y nos reuniremos a las 9:00 am, 11:30 am (español) y 5:00 pm, para alabar y dar gracias a Dios por esta nueva vida en la que estamos inmersos. Renovaremos nuestras promesas bautismales y seremos rociados con agua de Pascua, un recordatorio de nuestro bautismo. Una vez más, celebraremos la Eucaristía de Pascua y seremos enviados a compartir la Buena Nueva de que Cristo ha vencido el pecado y la muerte de una vez por todas.

Para todas nuestras misas durante la Semana Santa, desde las liturgias del Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección de la próxima semana, les pedimos que se registren. Proporcionaremos asientos desbordados en Marian Hall, donde las liturgias se transmitirán en vivo. Esas transmisiones en vivo estarán disponibles en nuestros canales habituales para aquellos de ustedes que se unirán a nosotros desde casa.

Espero que pueda unirse a nosotros durante esta Semana Santa, o en algún momento durante la temporada de Pascua (que continúa hasta Pentecostés el 23 de Mayo). Puede celebrar la Pascua durante toda la temporada, incluso en la misa diaria (de lunes a jueves a las 8:30 am).

Sí, nuestras celebraciones serán diferentes este año. No serán todo lo que queremos que sean. Pero, Dios mío, serán mucho más ricos que el año pasado. Espero celebrar con usted, ya sea en persona o en línea. Por favor, sepan que estarán en mis oraciones durante esta semana, la más sagrada del año!

Padre. Gary Lazzeroni